3 años esperando la remise

22 Nov
Como ya sabéis, después de casi 3 años de espera, 12 familias siguen con sus procesos de kafala paralizados en Agadir. A pesar de las sentencias favorables del Tribunal de Casación (Tribunal Supremo de Marruecos) y el tiempo transcurrido, ninguno de los niños ha salido todavía de la crèche. Desesperados, una de las familias ha iniciado un proceso de recogida de firmas para intentar sensibilizar a las autoridades españolas.

Os animamos a todos a firmar la petición y compartirlo en vuestro muro.

marruecos me sorprende cada vez

9 Oct

Uno de esos días en los que no había parado, juzgado por aquí, juzgado por allí, taxi a las montañas 4 veces, vuelta al juzgado y al hospital… Lo que me faltaba a las 5 de la tarde era que ningún petit-taxi me quisiera llevar hasta el hotel, pero me fui andando… despaaacio… muuuuy despacio… atravesando la parte de la ciudad nueva, hasta el barrio judío, bordeando el de los esclavos, hasta la medina… y para no pasar por esa calle desangelada que rodea la muralla entré por los callejones para poder pasar por un pequeño puente sobre el rio en el que hay un noria y unas ventanas con rejas. Y allí me encontré de golpe con el espectáculo más raro que he visto en Marruecos.

vudú en marruecos

En el puente un grupo de mujeres mirando al rio. Abajo había un chico joven y arriba un hombre cogía gallos les hacía un corte en el cuello y los lanzaba vivos hasta abajo, a un círculo de velas blancas, uno y luego otro… Se iban desangrando junto al agua, corriendo hasta que ya no podían andar y el chico los lanzaba a un montón.

El chico recogía las velas que los pollos habían tumbado al caer, la mayoría de ellos ni se acercaba al círculo al ser lanzados, y las daba a las mujeres.

El hombre ponía las manos en la frente a las mujeres que le daban unas monedas. Todas llevaban unas botellas pequeñas de cristal llenas, creo, de agua que después de la ceremonia el hombre tiraba al rio.

_________________________________________

Tambien puede interesarte:

yo y el abandono

19 Jun

Soy madre de un niño. Un niño de 5 años que hace tiempo que no tiene suficiente con “no pudieron cuidar bien de ti y te buscaron otra familia”. Un niño que fantasea con que se pueda encontrar lo que no sabemos buscándolo en google porque allí se encuentran todas las respuestas a los que no sabemos. Un niño que sabe quien es su mamá y su familia, un niño vinculado, pero que imagina cómo es su madre, cómo es su padre…. sí, biológicos pero sus padres también, sin otros adjetivos detrás.

Soy bisnieta de una persona adoptada. Adoptada pero sobretodo abandonada. Una persona reabandonada después de una adopción que no era una adopción. Una persona que abandonó después a sus hijos cuando estos aún la necesitaban. Una persona que no se vinculó a su vida ya que no era la que quería vivir. Soy nieta de una persona abandonada con una peculiar forma de entender lo que es el amor maternal.

Soy prima de una persona adoptada. Una adopción fracasada. Una persona que ha desaparecido ya que no pudo soportar el dolor que le causaron. Una persona a quien se le negaron sus orígenes y a quien se pretendió borrar su pasado. Una persona víctima del desconocimiento. Una persona adoptada en una situación que ahora se considera de riesgo para el éxito de la adopción por una familia sin ningún conocimiento y muy mal asesorada por personas con muy buena fe. Una persona a quien se rompió lo único que le quedaba de su familia de origen, la foto de sus padres, y que por mucho que pasaran los años no hubo nada que le hiciera olvidarlo.

Soy amiga de una persona adoptada. Fui adolescente con él, viví junto a él y con la misma perplejidad el momento de la revelación. Lloré junto a él durante esos días de nuestra adolescencia el miedo a no ser quien creía que era. Y esos días yo también busqué en casa fotos de mi madre embarazada y dudé, dudé de todo.

Hasta que no he sido madre (adoptiva) no he sido consciente de lo mucho que ha influido en mi vida, en mi familia, el abandono.


_________________________________________

Tambien puede interesarte:

¿a dónde puedo irme?

9 May

Mi hijo está en el salón mirando la tele y yo en la cocina. Tenemos una cocina abierta al salón-comedor,  es el único cambio que he hecho en la casa desde que tengo niño.

Salgo un momento la pasillo… no ha pasado ni una décima de ese segundo:

– ¿Donde estás?

– Estoy aquí, en el pasillo.

– Me has asustado, pensaba que te habías ido y no volverías.

La semana pasada hizo 5 años que no conocimos… ¿A dónde puedo irme? Voy en pijama, con las zapatillas… ¿Dónde cree que me puedo ir? y ¿para qué?

– No, no me voy, no me voy nunca… nunca me iré y menos sin decírte dónde voy y cuando vuelvo.

– No te vayas.

– Tengo pipi.

– Quédate aquí que seguro que no se te escapa.

mi hijo cuenta un cuento

13 Feb
Mi hijo cuenta un cuento… solo es un cuento.
 

Mi abuelo (el de Marruecos) era chino y vivía en la China, mi madre vivía en Marruecos.

 

Un día mi abuelo le escribió una carta y la puso en una botella y la tiró al mar. Cuando mi madre la leyó le volvió a escribir una carta, la puso en la botella y la volvió a tirar al mar.

Se estuvieron escribiendo cartas y tirándolas al mar hasta que un día, mi abuelo que vivía en China, escribió en chino y mi madre, que vivía en Marruecos, no entendió nada. Cómo ella vivía en Marruecos le escribió en árabe y desde entonces dejaron de entenderse.

el patito feo y la autoestima

22 Ene

Hace mucho que no escribo, no tengo muchas ganas ya que bueno… estoy sufriendo (por si a caso) un duelo que ya no creo ni siquiera anticipado…

 
A veces pasa algo y pienso en escribir pero me parece un poco inútil en estos momentos escribir nada.
 
Hoy si… voy a hacerlo, sobre un libro, y aunque por el título puede parecerlo no es el de Cyrulnik .
 
En al escuela de mi hijo el primer trimestre han tratado la autoestima, y para hacerlo los niños y niñas de P4 han leído el cuento de Andersen “El patito feo”. El tema de todo el curso para la escuela es “la felicidad” y cada curso hace un trabajo en los distintos trimestre en base a este tema, a parte de las asignaturas normales.
 
Me parece muy bien que se traten las emociones y los sentimientos en la escuela, debería ser así en todas ya que sin controlar (y cuando me refiero a control no me refiero a inhibir) las emociones es fundamental para aprender, para relacionarse, y en definitiva, lo es para ser feliz (e infeliz).
 
Pero… siempre hay un pero… el cuento del “patito feo” me da miedo. Me da miedo porque no sé si el mensaje que transmite es el que yo quiero transmitir a mi hijo.
 
Hablé un día con al directora, así de forma informal, y me dijo algo así “el patito es tratado mal por su aspecto pero al final del cuento se convierte en cisne”. Si, justamente es eso lo que no me gusta… porque ¿y si nunca te conviertes en cisne?
 
guyi-guyi
 
Hace poco mirando una bibliografía de cuentos infantiles encontré uno, “Guyi Guyi”. Es un cuento que podrí parecer el patito feo pero tiene una gran diferencia, la familia del Guyi Guyi si lo acepta tal y como es, no necesita convertirse en un cisne, encuentra su lugar y es aceptado y querido siendo quien es.
 
Creo que se lo voy a recomendar a la maestra, para que lo tengan en cuenta.

aid el kebir mubarak

26 Oct

Hoy es la Fiesta del Cordero o del Sacrificio, en la que se sacrifica un cordero en honor al Ibrahim (Abraham) al que Alah ordenó sacrificar a su único hijo Ismail (Isaac) y luego lo salvó entregandole un cordero para que lo sacrificara en su lugar.

Es el final del mes de la peregrinación a la Meca.

______________________________________