Archivo | orígenes RSS feed for this section

yo y el abandono

19 Jun

Soy madre de un niño. Un niño de 5 años que hace tiempo que no tiene suficiente con “no pudieron cuidar bien de ti y te buscaron otra familia”. Un niño que fantasea con que se pueda encontrar lo que no sabemos buscándolo en google porque allí se encuentran todas las respuestas a los que no sabemos. Un niño que sabe quien es su mamá y su familia, un niño vinculado, pero que imagina cómo es su madre, cómo es su padre…. sí, biológicos pero sus padres también, sin otros adjetivos detrás.

Soy bisnieta de una persona adoptada. Adoptada pero sobretodo abandonada. Una persona reabandonada después de una adopción que no era una adopción. Una persona que abandonó después a sus hijos cuando estos aún la necesitaban. Una persona que no se vinculó a su vida ya que no era la que quería vivir. Soy nieta de una persona abandonada con una peculiar forma de entender lo que es el amor maternal.

Soy prima de una persona adoptada. Una adopción fracasada. Una persona que ha desaparecido ya que no pudo soportar el dolor que le causaron. Una persona a quien se le negaron sus orígenes y a quien se pretendió borrar su pasado. Una persona víctima del desconocimiento. Una persona adoptada en una situación que ahora se considera de riesgo para el éxito de la adopción por una familia sin ningún conocimiento y muy mal asesorada por personas con muy buena fe. Una persona a quien se rompió lo único que le quedaba de su familia de origen, la foto de sus padres, y que por mucho que pasaran los años no hubo nada que le hiciera olvidarlo.

Soy amiga de una persona adoptada. Fui adolescente con él, viví junto a él y con la misma perplejidad el momento de la revelación. Lloré junto a él durante esos días de nuestra adolescencia el miedo a no ser quien creía que era. Y esos días yo también busqué en casa fotos de mi madre embarazada y dudé, dudé de todo.

Hasta que no he sido madre (adoptiva) no he sido consciente de lo mucho que ha influido en mi vida, en mi familia, el abandono.


_________________________________________

Tambien puede interesarte:

jugando a policías y ladrones

3 Sep

Llevaba toda la tarde sin ver a mi hijo, había estado esperando que volvieran los chicos del cole y en cuanto vio a Ayoub y Ashraf me dijo que se iba a jugar, cogió a Aimán de la mano y se fueron al jardín.


Después de dar los biberones de la tarde salí a buscarle. Me lo encontré chillando a grito pelado una consigna en árabe detrás de una pancarta, que llevaban entre Ayoub y otros tres chicos, en la que ponía algo de Mohamed V (si, 5 no 6)… estaban caminando por el jardín simulando una manifestación. Entonces llegó la policía y cogió a Ayoub y, dándole con palos, lo metieron en la prisión, una pequeña caseta cerrada con rejas que hay al lado de las casas donde está el butano y donde dejan los chicos los zapatos antes de entrar en la casa.


Ya habían llegado todos los chicos de la escuela y el instituto y hacía muy buen tiempo, era marzo y se estaba perfecto en el jardín, faltaban un par de horas para la cena y se juntaron todos y decidieron jugar a policías y ladrones.


-Mama, ¿tú también juegas? Nosotros somos los policías.

jugando la ladrones y policias


Así que mientras los ladrones ideaban su plan para que no les pilláramos, los policías tuvimos que pasar la instrucción. Ayoub nos separó en dos grupos y nos hicieron hacer ejercicios (en plan instrucción) y gritar consignas en árabe, correr alrededor de una de las casas (mientras uno de los chicos nos daba con un palo… bueno a mi y al más peque no)… algunas de las cuidadoras sentadas en un balancín se partían de la risa.


Entonces empezamos a perseguir ladrones corriendo por todo el recito, nosotros no cogimos a ninguno, corrían demasiado rápido. Los chicos si, y los fueron llevando uno a uno a la prisión en la puerta de una de las casas y los guardianes los interrogaban, hasta que pillaron al último. Luego los llevaron a la parte de atrás de la casa, los pusieron en fila en la pared y con una pistola de plástico los fusilaron.

_________________________________________

Tambien puede interesarte:

aniversarios y regalos

5 May

Mañana hace 4 años que nos conocimos mi hijo y yo.


Durante estos 4 años he querido encontrar más información del tiempo antes de conocernos, aunque solo tenía 4 meses cuando nos conocimos, y también de el tiempo que no estuvimos juntos entre viajes. Entonces las cuidadoras no tenían móvil con cámara (ahora solo hay una que lo tiene) ni nadie se conectaba a internet, ni estaban por la labor de mantener informada a la guiri

Bueno, pues he dedicado bastante tiempo para qué engañarnos… no me arrepiento, aunque hay pocos frutos es mejor que ninguno.

Ayer recibí unas fotos que me hicieron mucha ilusión, no son de antes de conocernos pero son de poco tiempo después, entre dos viajes. Me ha encantado verlas y ver que sigue poniendo la misma cara cuando no acaba de tener claro qué es lo que pasa. 

_________________________________________

zanahoria y naranja

20 Ene

He leido un post en el blog de IMA, uno sobre una receta que se toma en todo Marruecos una ensalada (yo le llamaría zumo) a base de zanahoria rallada fina y zumo de naranja. La verdad es que está bueno aunque a mi me sorprendió un poco la mezcla la primera vez.

Esto me ha hecho recordar las papillas que toman a diario en la crèche, casi siempre son a base de zanahoria y algo de patata con algunas hierbas para darle más sabor, a veces se sustituye la zanahoria por calabaza si es la temporada, pero suele ser zanahoria. A la mezcla le añaden muchas veces zumo de naranja igual que en la ensalada de zanahoria y naranja (de tetrabrik…).

_________________________________________

un poco menos marrón

15 Dic

Mi hijo va a una escuela pública, ha empezado P3 este año. En la clase de mi hijo son 25 niños originarios de casi 25 países distintos, Bangladesh, Pakistán, India, Nepal, Marruecos, Argelia, Honduras, Perú, Uruguai, Venezuela, México, República Dominicana, Francia, Italia, China, Filipinas,  hasta hay algunos con padres españoles, mi hijo, nacido en Marruecos y otra niña que es gitana. Mi hijo es el único catalanoparlante de su clase, en una escuela en la que la lengua vehicular es el catalán, un 50% no habla en su casa ni catalán ni castellano.

Cuando estaba buscando escuela una compañera me dijo que en una escuela con ese porcentaje de niños inmigrantes era imposible que los profesores pudieran seguir la materia y que tuviera un buen nivel. No se si lo tiene, a mi me gusta mucho lo que hacen y mi hijo, a diferencia del año pasado (también era el único catalanoparlante de la clase), va súper contento cada día.

Cuando hice el comentario en una reunión en el ICIF la respuesta fue: Si que están mal las cosas. No me lo había plateado así, yo le he visto siempre cosas positivas… pero quizás yo tengo un problema.

Cuando iba a las puertas abiertas de las escuelas explicaban que allí no se daba inglés hasta primero porque ya había mucha diversidad lingüística, y una madre me dijo que ella quería una escuela en la que hicieran inglés desde P3. En la clase de mi hijo el 40% tiene como lengua materna o como una de las lenguas que se habla en casa el inglés…

Las primeras semanas de curso estuvieron conociéndose entre ellos, aprendiendo los nombres, mirándose las caras, el color de los ojos… Imagino, porque mi hijo estuvo dos semanas hablando de E. sin parar, que lo hicieron en parejas y a mi hijo le tocó E.

Un día me preguntó:

-¿Porque yo soy marrón y E. es… es… es menos marrón?

Estas preguntas están siempre bien porque puedes hablar de muchas cosas, de genética, de orígenes, de colores de piel y personas… En el caso de E. es fácil: se parece a su madre (la que lo deja por la mañana en el cole), su padre (elq eu lo va a buscar por la tarde) es más marrón, como su hermana. Me resultó curioso que si los niños a esa edad no ven los colores a mi hijo lo único que le interesara saber es porque su amigo E. es menos marrón que él.

A mi me parece que si en P3 hacen esta actividad de mirar a los demás y compararse, ver el color de su pelo y de sus ojos… para mi está claro que los niños en P3 ven los colores, o ¿quizás lo hacen para que aprendan a verlos? Me hizo recordar un artículo que leí una vez (va, no os voy a engañar ¡debió ser un documental!) que explicaba que los caucásicos (supongo yo que los que viven rodeados de caucásicos porque sino no le veo la lógica) recuerdan las caras fijándose únicamente en la partes superior (ojos, pelo) y en cambio el resto de mundo se fija en toda la cara (la forma, la boca, la nariz, las orejas, los ojos y el pelo).

Ese fin de semana coincidió que estuvimos en un taller, nada que ver con al escuela, en el que teníamos que hacer un muñeco que representaba que era un gigante (en miniatura) y teníamos que pintar una bola de porex que era la cara. En todas las mesas había pintura roja, amarilla, azul y habían puesto en un bote pintura roja mezclada con blanca que, para quien nunca haya hecho la mezcla, da rosa. Todos los niños de nuestra mesa, todos, mayores de 5 años pintaron la bola de color rosa, los más pequeños, todos, la pintaron roja pese a las quejas de algún padre/madre/abuela.

Una monitora se acercó a mi hijo y le preguntó:

¿Estás haciendo un demonio?

– No, estoy haciendo un gigante.

Para quien no haya hecho mezclas, el rojo con el negro da marrón… igual de complicado que mezclar blanco con rojo.

_________________________________________

Tambien puede interesarte:

las cuidadoras

29 Oct

De las cuidadoras que estuvieron con mi hijo, cuando fuimos este viaje ya solo trabajaban dos. A algunas de las que estaban ahora, el primer día, las conocíamos porque ya trabajan en el centro cuando estuve tramitando la kafala pero haciendo otros trabajos, otras de las que estaban trabajando en la casa de los bebes ahora estaban en las casas de los niños más mayores. Ha habido bastante movimiento en estos 2 años.

 

El primer día cuando llegamos, mi hijo no pareció reconocer a ninguna de las cuidadoras que había. Saludó, dio besos, pero sin hacerles mucho caso.

 

El segundo día al entrar vimos a F. y A., dos de las personas que cuidaron a mi hijo en Marruecos y a quien él estaba muy apegado. Conmigo pasaba el día, jugaba, corría, comía, se dormía en brazos… pero cuando estaba muy cansado o tenía hambre y necesitaba consuelo (incluso mucho tiempo después de conocerle y aún estando allí con él día y noche) a quien buscaba para que le abrazara era a A. o a N. (su cuidadora “preferida”).

 

Cuando las vio le cambió la cara. Se apretó contra una pared escondido detrás de la puerta de la cocina. Se puso a gimotear medio escondido detrás de la puerta esperando que le fuera a buscar. Se quedó como paralizado.

 

No quiso darles un beso, ni ese día ni ninguno de los otros días.

Estar en al crèche no le importaba, de hecho le encantaba estar allí, pero con ellas no quería estar. No era vergüenza (que a veces fingía tener con otras personas), le angustiaba estar con ellas, verlas, saber que estaban allí.

 

Y no es como comenta madredemarte en este post sobre la reacción de uno de sus hijos al reencontrarse con alguien del centro en el que estuvo y de quien no conservaba un buen recuerdo. De las que fueron las cuidadoras de mi hijo solo puedo decir cosas buenas, sobretodo de A. y de F. y de otras que ya no encontramos.

 

Seguramente no eran ellas las que le angustiaban, sino el recuerdo que le volvía de los momentos en los que ellas le consolaban, cuando yo me iba y no volvía al día siguiente por ejemplo.

_________________________________________

la ludoteca

2 Oct

El primer día de nuestra vuelta a Marruecos, después del desayuno, nos fuimos a la crèche. Esperaba a ver si había alguna reacción por parte de mi hijo pero no hubo nada especial, feliz. Todos le recordaban y le saludaban por su nombre, y él saludaba, y cuando las cuidadoras le pidieron un beso les sonrió (con su sonrisa de “no sé exactamente quién eres pero te voy a sonreír por si acaso”) y las besó, entró y miró por todos los rincones, no hizo caso a los 2 niños que conocía de 2 años antes. No fuimos a la cocina, su habitación preferida. Vimos una familia que estaba preparando las cosas para llevarse a uno de los bebes. Acompañamos a los niños a la guardería, mi hijo intentó coger de la mano a su antiguo amigo A. (porque se lo pedimos) y él no quiso. Entró en su antigua guardería, entró en la clase y se dio la vuelta… no quiso besar a su profesora. Entró en la clase de los mayores y tocó todo lo que pudo. Jugó un poco en el jardín… y nos fuimos a la calle a pasear en un coche de caballos. Comimos en el bar de la jaula de pájaros tajine de buey, entró a la cocina a pedir aceitunas y salió con un platito lleno. Paseamos hasta el hospital y visitamos la pediatría, también se acordaban de él. Por la tarde volvimos a la crèche y se pasó la tarde jugando con los niños mayores en el jardín, corriendo, saltando, gritando, columpiándose y dando vueltas… hasta que se hizo de noche y entramos en la sala de bebes que se convirtió en un circuito de carreras de bólidos.

 

– ¿Te gusta Marruecos?
– Si
– ¿Qué es lo que más te ha gustado hasta a hora?
La ludoteca.
_________________________________________

Tambien puede interesarte: