surrealismo: el taxi

14 Oct

A mi hijo lo avisé antes de irnos: Cuando vayas en Marruecos en el coche no tendrás que ir atado en al sillita, tienes que estar quieto que puedes salir disparado. 

Los taxis grandes en Marruecos, son los taxis que hacen las rutas entre ciudades, pueden llevar hasta seis pasajeros, dos delante y cuatro detrás. Puedes coger un taxi para ti solo si quieres, pero tienes que pagar el precio de los las plazas que dejas vacían, a los guiris nos hacen siempre un precio especial.

Los taxistas tienen siempre los taxis muy limpios y revisan las ruedas y el motor antes de arrancar. Fuman mientras conducen y tienes que estar alerta de no tener la ventanilla bajada porque sino te cae la ceniza encima (a veces también escupen). Algunos también hablan por el móvil sin parar, conduciendo claro. Algunos no dicen nada en todo el viaje (la mayoría… no hablan francés)… algunos no callan, eso es mucho más divertido.

Este último viaje hemos estrenado autopista Casablanca-Marrakech-Agadir (autopista que he visto hacer, viaje a viaje) y también taxista.

El taxista se metió por le peaje de la autopista y al llegar al cruce donde debíamos girar a la izquierda se fue a al derecha. Es una autopista como las de aquí, carriles en una dirección y, separados por unas tancas y arbustos, carriles en la otra dirección, pero ni corto ni perezoso cuando vio que se había equivocado giró enmedio de la autopista, y como si fuera por la comarcal, fuimos unos cuantos kilómetros contradirección. Una autopista llena de camiones gigantes que van hacía Europa cargados de verduras, de noche (siendo positivos, íbamos con luces…). No puedo decir nada más… solo que ya no tengo miedo a volar solo tengo miedo a ir en taxi.

Una vez vio que todos le hacían luces, decidió volver a dar al vuelta en medio de la autopista y buscar una salida… y volvimos otra vez al cruce. Esto pasó justo después de la escena del pasaporte y me hizo preguntarme a que porras había vuelto a Marruecos.

Cuando paramos a poner gasolina, evidentemente (y esto es habitual) con el motor encendido, y el taxista bajó a fumarse un cigarrillo mientras miraba como ponían la gasolina, ya ni me inmuté…

 _________________________________________

Tambien puede interesarte:
Anuncios

4 comentarios to “surrealismo: el taxi”

  1. alkafala 21 octubre 2011 a 1:57 PM #

    bueno… aventura… ufff… esto es un poco como contar hisstorias de la mili.
    pues yo siempre me los he encontrado super limpios, los grand taxi y los petit taxi… y los normales, no los de turistas ni de los hoteles….habré tenido suerte, no sé, ya eres la segunda personas que me lo dice.

  2. madredemarte 21 octubre 2011 a 1:49 PM #

    Uau!! Vaya aventura.
    Nosotros también volvimos este año a Marruecos, y los niños estaban escandalizados. ¿Y las sillitas? ¿Y los cinturones de seguridad? ¿Y los cascos (de los motoristas)?
    Por cierto, yo sí he pillado unos cuántos taxis sucios y destartalados…

  3. alkafala 19 octubre 2011 a 7:17 PM #

    si, yo me quedé quieta, acojonada, y lo único que hice fue agarrar bien fuerte al niño de la goma de los calzoncillos y él iba gritado: esto es muy peligroso, eh? es muy peligroso!

  4. Sandra 19 octubre 2011 a 2:23 PM #

    Eso nunca me pasó. Ni lo del aeropuerto… pero creo que con lo del taxi ya me hubiera dado el infarto antes de llegar a la gasolinera, repostar con el motor en marcha y que se fumara el cigarrito…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s