la conversión al islam

17 Sep

Para poder hacer una kafala en Marruecos, que es un estado confesional, uno de los requisitos que se exige es el de ser musulmán (tanto a los matrimonios como a las mujeres solteras).

 

En Marruecos la inmensa mayoría de las personas son musulmanas y por tanto es algo que se da por hecho si van a hacer una kafala. Para los extranjeros no se da por hecho sobre todo si venimos de un país (o de un continente) dónde la mayoría de las personas no lo son, por lo que se exige un papel en el que se atestigua que eres musulmán, lo que la gente suele llamar la conversión.

 

En realidad al Islam no te conviertes, lo que dicen es que recuperas la fe. Para hacerlo lo único que hace falta es creer que solo hay un Dios, que el Islam es la verdadera religión y repetir la shahada, el primer pilar del Islam, la profesión de fe, ni siquiera hace falta que haya testimonios aunque es mejor hacerlo delante de testimonios y de toda la comunidad.

 

El papel que se presenta en el juzgado es un documento que se realiza ante un notario islámico (addul) que testifica que hemos pronunciado la shadaha y que voluntariamente ahora somos musulmanes. En general el addul suele pedir el nombre por el que queremos que se nos llame (en Marruecos debe ser un nombre musulmán de uso común en el país), y es por ese nombre por el que nos llamarán en el tribunal. Este es el único documento necesario para certificar que cumplimos este requisito de ley, aunque se nos puede pedir que pasemos la comisión islámica, que puede ser más o menos dura, que repitamos la shahada ante el juez o los 5 pilares del Islam, incluso alguna shura… y cumplir los otros 4 pilares, especialmente el ayuno del mes de Ramadán.

 

A los musulmanes que han nacido en un país dónde no predomina el islam, aunque sean practicantes, se les suele pedir también que presenten este documento, incluso se les puede pedir que escojan otro nombre si se considera que el que tiene no se ajusta al criterio de ser musulmán y de uso común en Marruecos. Podéis leer aquí el testimonio de una madre que hizo la kafala en Tánger y a la que se le pidió que repitiera la shahada ante el addul.
_________________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s