pie zambo

7 Abr

Según dice mucha gente las familias que adoptan quieren niños pequeños y sanos (y blancos… y si es niña mejor). No voy a negar que gran parte de la gente quiera eso, pero la realidad de la adopción internacional es que ese perfil de menor es del que menos hay y que los padres adoptantes aceptan un perfil de niño/a sano dentro de lo que se entiende por sano cuando se habla de adopción internacional. ¿Qué significa eso? Significa que la mayoría de gente sabe que un niño adoptado internacionalmente puede presentar unos problemas de salud recuperables, ya sean retrasos debidos a la institucionalización o enfermedades que en su país de procedencia son comunes y/o no tratables, pero pueden ser tratadas aquí.

Hay, sin embargo, lo que se llama necesidades especiales (N.E.) que en mucho casos son también enfermedades subsanables pero que por desconocimiento o por el miedo que da el hablar de N.E. hacen que estos niños lo tengan más difícil para ser adoptados, y cuando hablamos de la adopción en Marruecos donde se puede escoger (y rechazar) a un niño sin tener que justificar la razón pues hay niños sanos que tienen difícil salir en kafala (ya sea nacional o internacional… la adopción internacional en muchos casos no es tampoco la solución para estos niños).

He decidido empezar un nuevo grupo de posts para tratar N.E. comunes y, en los casos en los que pueda, poner la experiencia de familias que hayan acogido niños con estas problemáticas.

Pie zambo o equinovaro

El pie zambo o equino es una condición en la que uno (unilateral) o dos (bilateral) de los pies del niño están girados hacia el interior, dando el aspecto de estar “de revés”.

El pie afectado puede ser más pequeño de lo normal y la pierna afectada puede ser más débil y delgada que la pierna sana.

Esta afección es más habitual en niños que en niñas.

No afecta a otros aspectos del desarrollo del niño ni a su capacidad intelectual.

Se sabe que tiene un componente genético.

Retos que implica

Cuando el pie no se corrige puede ser molesto y provocar dolor al crecer.

Una vez corregido la mayoría de niños no necesitaran ningún otro tipo de tratamiento, en muy pocos casos puede requerir una cirugía cuando el niño crece, pero no es lo habitual.

Tratamiento

Es importante que el cirujano ortopedico que vaya a tratar al niño sea una persona experimentada.

El 90% de casos responde a un tratamiento llamado método Ponseti en el que se usan una férulas de yeso y una terapia física para estirar y fortalecer los pies afectados y, después de un tratamiento de unos meses, unos aparatos ortopédicos especiales para evitar que el pie vuelva a su posición inicial. Estos aparatos se pueden usar solo de noche y normalmente hasta la edad de 4 años. Una vez se ha corregido totalmente ya no será necesaria la ortopedia y se podrán usar zapatos normales. Al niño no le va a quedar ninguna secuela.

En algunos casos el pie no responde a la terapia habitual y es necesario o bien modificarla y adaptarla al caso concreto o, en algunos pocos casos, la cirugía.

En España, el tratamiento se hace a través de la Seguridad Social y por tanto es gratuïto. La ortopedia está en parte subvencionada.

Una experiencia

¿Por qué decidí adoptar a un niño con los pies malformados? Simplemente, porque me lo asignaron. Y no se me pasó por la cabeza pedir que me asignaran otro, ni darme tiempo para pensarlo, ni pedir opiniones médicas al respecto.

Vi que era un niño sano, guapo y normal, y pensé que en el peor de los escenarios, iba a necesitar cirugía.

No la necesitó: le trataron con el método Ponseti, un método que consiste en ir girando el pie y la pierna y colocarles una escayola, que se cambia cada semana. Después de 4 semanas así, le cortaron el tendón de aquiles (es una intervención ambulatoria, con anestesia local, en la que yo sujetaba los brazos y el cuerpo de mi hijo, que lloraba más por el susto que por el dolor) y le volvieron a enyesar dos semanas más.

Durante 6 semanas, pues, fue con las dos piernas enyesadas desde la punta del pie hasta la ingle. Lógicamente, no era fácil bañarle, y había que llevarle en brazos o en carrito arriba y abajo (aunque gateando corría que se las pelaba… destrozó las escayolas en ambas rodillas, la doctora no se lo podía creer). Pero no representó ninguna complicación difícil de llegar, ni siquiera siendo monoparental y con otro niño en casa.

Cuando le quitaron la escayola, le pusieron unos zapatos medicalizados que primero tuvo que llevar casi todo el día, después empezó a “librar” algunas horas, y ahora lleva sólo por la noche.

Parecen peor de lo que son, los niños pueden gatear con ellos puestos y se acostumbran a dormir con ellos. Los zapatos los paga prácticamente todos la Seguridad Social.

Cada 6 meses, tenemos una revisión médica que dura unos 10 minutos.

Mi hijo era un niño sano, guapo y normal. Pero se pasó 20 meses en una crèche de Marruecos simplemente porque había nacido con pie zambo. Ninguna de las muchas familias marroquíes que pasaron por allí lo quiso; tampoco ninguna de las familias extranjeras (y sólo de España, fueron 5).

Estos 20 meses absurdos e innecesarios que pasó institucionalizado, me duelen. Porque mi hijo es un niño sano, guapo y normal, que como el resto de niños, corre, salta, baila, juega al fútbol y va en bicicleta.

______________________________________
 
 
Tambien puede interesarte:
 
NECESIDADES ESPECIALES
Anuncios

3 comentarios to “pie zambo”

  1. Juan Carlos 30 julio 2015 a 2:22 PM #

    Si que es cierto que la gente puede ser cruel, o muy perfeccionista… Lamentablemente, y no lamentable, yo nací con esa enfermedad congénita. Hoy tengo casi 17 años, y gracias a todo lo que mi madre hizo por mi, hoy en día puedo salir a la calle con un par de jeans y unos tenis, y nadie lo nota… El problema es mis pantorrillas, que, no son las más grandes, pero me funcionan para lo mismo. Al igual que el calzado, es difícil mantenerlo derecho, con el problema poco a poco se enchuecan, pero puedo pisar con la parte de abajo perfectamente, uno puede decir que solamente nací con pantorrillas pequeñas. Saludos!

  2. alkafala 29 abril 2011 a 9:08 PM #

    en la crèche donde estuvo mi hijo había un niño que tenía 6 años cuando llegué y tenía papeles para ser adoptado, corría saltaba, bailaba… pero de pequeño tenía pie equinobaro unilateral… no lo trataron con método Pontesi (por lo menos no sabiéndolo) ni le hicieron cirugía… una de las cuidadoras le corrigió el pie a base de masajes según me contaron y cuando te fijabas si que era verdad que tenía una pierna más delgada y demás… imagino que con masajes no fueron unos meses para corregirlo, no se cuanto tardó. Bueno la cuestión es que tampoco nadie lo kafaló, ni lo ha kafalado (ahora tiene 9 años)

  3. martucha 14 abril 2011 a 10:35 AM #

    Leo el blog de madre de marte y ayer, casualmente, pinché en este, y justo, el tema, los pies zambos. A veces se unen los astros. Mi hijo mayor nació con pies zambos, me lo detectaron en la eco de la semana 20, va a hacer 5 años, está bien, gracias a un buen tratamiento del método Ponseti. Qué pena da pensar que, por desconocimiento y miedo, un niño pase tanto tiempo sin familia. Podría haber sido mi hijo en otro país y circunstancias, sin familia y sin medios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s