sobre la legalidad de la kafala

11 Mar

A menudo nos dicen que en Marruecos está prohibida la adopción y que lo que hacemos los españoles al convertir una kafala en una adopción plena al llegar a España (o cuando la ley nos lo permite) es una ilegalidad.

Creo que está bien aclarar algunos puntos:

La legislación marroquí (igual que en el resto de países musulmanes exceptuando algún pais que permite la adopción en casos puntuales como explicamos aquí), no existe la figura jurídica de la adopción, sino la kafala, que es una acogimiento permanente: No da filiación – los niños en teoría no cambian de apellido, digo en teoría, porque en la práctica sí se les suelen poner los apellidos de los padres kafalantes, siempre que sean apellidos árabes – y no da los mismos derechos de herencia, etc, que un hijo legítimo, esto también en teoría, porque la ley marroquí – y supongo que en otros países árabes sucede lo mismo -, contempla la figura del tanzil, que precisamente lo que hace es equiparar los derechos de herencia de los niños kafalados con los de los hijos legítimos.

Pero en todo caso, que no exista la figura jurídica de la adopción, no quiere decir que la adopción esté prohibida, son cosas distintas. La kafala es la figura de máxima protección jurídica de un menor desamparado en Marruecos, como lo es en España la adopción plena.

La kafala se suele traducir para los documentos españoles como “tutela dativa” o, de forma más informal, como “acogimiento permanente”, pero tampoco equivaldría al acogimiento permanente previsto en la ley española, en el que la administración pública conserva la tutela, es posible el reintegro del menor en la familia biológica y estos conservan derechos, como el de visita (o el de negarse a darlo en adopción).

Tampoco es cierto, como algunos sostienen, que te obliguen a firmar ningún documento que te comprometa a no pedir la adopción plena, al menos yo no lo firmé ni conozco a nadie que lo haya hecho. Los únicos documentos que firmé fueron los que me comprometían a cuidar y proveer a mi hijo como si fuera un hijo legítimo (que es lo que es tras la adopción plena).

Por otra parte, es importante recordar que Marruecos tiene firmado el convenio de la Haya, que dice que en caso de divergencia, prevalecerá la ley del país de acogida (en este caso la española). Los jueces marroquíes, que obviamente conocen la ley, saben esto, y por tanto, si dan una kafala a una familia española, lo hacen sabiendo que es muy probable que este niño termine acogido a la figura que mayor protección jurídica le dará, es decir, la adopción plena.

Como nota de color, añadir que en Marruecos la palabra que se suele usar para lo que hacemos es “adopción”, incluso cuando hablan en árabe que usan la palabra francesa, y a nuestros hijos los adjetivan como “adoptados”.

______________________________________
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s