por cuatro esquinitas de nada

5 Mar
En una de nuestras visitas a la biblioteca (vamos bastante pero solo una vez al mes nos llevamos cuentos a casa, dos, uno lo escojo yo, el otro mi hijo) vi un cuento que habían recomendado en un foro de adopción, estaba allí delante del resto de cuentos, lo vi a la primera y nos lo llevamos a casa.
 
 
Un pequeño cuento escrito e ilustrado por Jérôme Ruillier y editado por Juventud. (Jérôme Rullier tiene otros cuentos, uno de ellos “Hombre de color” de vez en cuando me llega al correo como uno de esos mensajes que no para de dar vueltas por la red, creo que está basado en un poema africano.)

 

Vuelvo al cuento del título. Es un cuento muy sencillo pero que a la vez es tremendo lo bien que transmite la idea que quiere explicar.

Lo miramos y leímos por la noche en la cama, mi hijo completamente hipnotizado, preocupado por el pequeño cuadrado, hasta que llegamos al final y con una cara de sorpresa y alegría me dijo: ¡Claro! ¡Ahora sí!
 

No os lo puedo explicar porque perdería la magia, por eso os recomiendo que lo busquéis y os lo leáis.

______________________________________
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s