moro de mierda

19 Nov

Hace algunas semanas, el periódico de Catalunya publicó este artículo  de la escritora catalana Najat El Hachmi, que generó una fuerte polémica. No hace falta más que leer los 125 comentarios que hay a continuación del artículo para percatarse de ello.

El artículo no merece mucho más comentario. Todos los que tenemos hijos con su procedencia escrita en la cara hemos vivido o vamos a vivir momentos como el que narra. No quizás mientras los niños sean pequeños y nuestra presencia a su lado les blanquee (en el caso de los niños adoptados), pero llegará el día en el que irán solos, irán en metro y el asiento de al lado quedará vacío, verán a alguna señora agarrar más fuerte la cartera cuando pasan, les negarán la entrada en las discotecas, les rechazarán en un puesto de trabajo a pesar de su currículo impecable, deberán aprender a cruzar la acera cuando vean un grupo de chicos con la cabeza rapada, y deberán decidir en qué momentos ignorar y en qué momentos contestar a los comentarios racistas. O denunciarlos.

En cambio, me parecen muy interesantes los comentarios de los lectores. Me parece una radiografía muy transparente de la sociedad en la que vivimos.

De entrada, es evidente que no se entendió el título. ¿A qué país de mierda se refiere? No, como piensan muchos lectores ofendidos, a Cataluña o España, sino a este al que pertenecen todos los que alguna vez se han oído llamar “… de mierda”. Pobladísimos porque son, somos, muchos. Y este es otro argumento que utilizan: “No te quejes, a mí también me han llamado catalán de mierda, extremeño de mierda”… o sea, como a todos nos han insultado alguna vez, ¿nadie tiene derecho a quejarse? Luego están los que lo consideran “cosas de niños”. Algo incomprensible, porque en ningún punto del artículo se dice que sea un niño el emisor del insulto. Por supuesto, no pueden faltar las alusiones al integrismo islámico, al país de origen de la autora, al trato que se da a las mujeres en los países musulmanes… un totum revolutum que denota ignorancia sobre Marruecos, el Islam y la vida y obra de Najat el Hachmi.

El comentario más valorado la interpela diciendo: “no sea desagradecida: este país “de mierda” le ha permitido a usted ser una mujer libre y de éxito, algo que en su “hermoso” país dudo que consiguiera”. Y esto también me llama la atención. ¿Por qué esta obsesión con el agradecimiento? Como si los inmigrantes no trabajaran más duro que nadie, cobrando menos, pagando impuestos igual que nosotros… Como si Najat El Hachmi, una de las escritoras catalanas contemporáneas más interesantes, no hubiera contribuído a la cultura y la economía catalanas probablemente bastante más que muchos de los lectores de su artículo, por muchos apellidos catalanes que tengan.


Najat El Hachmi llegó a Cataluña con 7 años. Ha crecido, estudiado, trabajado, contribuído, amado, parido, en Cataluña. Se considera catalana, como dejó claro en su primer libro, “Jo també sóc catalana”. Su hijo ha nacido en Vic y crece en Granollers, dos ciudades de la Cataluña interior. ¿Hasta qué generación tienen que sentirse agradecidos? ¿Hasta qué generación les consideraremos “de fuera”?

______________________________________

Anuncios

Una respuesta to “moro de mierda”

  1. alkafala 19 noviembre 2010 a 2:26 PM #

    gracias por el artículo madredemarte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s